domingo, 10 de abril de 2011

Viaje redondo


Un cruce de caminos, de tragedia y amor, como el de Lucia y Fernanda, personajes que interpretan Teresa Ruíz y Cassandra Ciangherotti, me hizo encontrarme con ellas en Saltillo, mientras rodaban Viaje redondo, la nueva película de Gerardo Tort.

Era abril del 2008. Yo había ido a presentar mi novela El orden infinito, invitado por El Instituto Coahuilense de Cultura. Hice un recorrido por seis ciudades del estado: Piedras Negras, Monclova, Sabinas, Torreón, Ciudad Acuña y la capital, Saltillo. Fue un recorrido por tierra, acompañado por el escritor Antonio Sonora. Viajes hasta de cinco horas entre un destino y otro, haciendo paradas continuas para comprar agua o estirar las piernas. Con el desierto a mediodía mirándonos pasar con sus ojos llenos de polvo y sopor. En Cuatro Ciénegas nos detuvimos a ver el área natural protegida, cientos de manantiales o pequeños lagos al borde del camino, rodeados de aquella aridez. Un ecosistema con más de setenta especies endémicas donde reinan la lagartija dorada y la tortuga blanca.

La última ciudad en la que estuve fue Saltillo. Ahí coincidí con Bonnie Cartas, mi amiga de la universidad, que estaba haciendo la foto fija y el making off . Hablamos por teléfono y la invité a la presentación. Ella se despidió diciéndome, te llevo una sorpresa. Horas más tarde estaba sentada en primera fila de la Casa de la Cultura acompañada de las actrices de Viaje redondo. Un acontecimiento no sólo para el público presente, sino también para mí. Por más que trataba de mantener la concentración de la lectura y tal como le enseña Fernanda a Lucia en la película, me sentía atraído por el busto de Teresa y hechizado por la penetrante mirada de Cassandra.

Al final nos fuimos a una pizzería cercana al Instituto Tecnológico, y estando a punto de terminar la primera de peperoni o quizá había sido vegetariana, poco antes de la medianoche, mientras me contaban los accidentes que estaban teniendo en el rodaje, Bonnie recibió una llamada de Jaime, su esposo, para decirle que su padre, Jaime Casillas, director de Memoriales perdidos y Tierra de rencores, entre otras películas, acababa de morir con sorpresiva rapidez de cortometraje.

Por fin he visto Viaje redondo y he quedado paralizado con los personajes que interpretan Teresa y Cassandra. Un duelo de actuaciones que me conmovió y me confrontó, con diálogos inteligentes y sinceros que escribieron Beatriz Novaro y Marina Stavenhagen. Una road movie con viaje interior al mundo femenino y complejo de la adolescencia. Una búsqueda de la identidad que las lleva a descubrir que si la vida es un desierto, con amor puedes llevar un oasis en el corazón.

Pero la mayor sorpresa me esperaría al salir del cine. De nuevo un cruce de caminos me aguardaba a medianoche. Mientras esperaba el auto en la fila del valet parking, se formó atrás de mí una pareja que discretamente hablaban de la misma película. Era Teresa Ruiz, que por enésima vez había ido al cine. Me reconoció tan pronto le mencioné Saltillo, la pizzería y a Bonnie Cartas. El viaje redondo que hicimos al desierto, ella a rodar una película y yo a presentar una novela.

____________________

Rodolfo Naró, Tequila, Jalisco, 1967. Poeta y narrador. Su novela El orden infinito, fue finalista del Premio Planeta 2006. www.rodolfonaro.com

4 comentarios:

Dany Book dijo...

Interesante y divertida anécdota... mi atención no se movió de tu distractor, leí toda la aventura, pero no pude dejar de pensar en el hecho de cómo cada persona tiene su propio atractivo, ya sea físico, intelectual o comportamental. ¿Cuál es tu mejor atractivo?

En cuanto a mi, considero yo que es mi personalidad, mi busto y mi mirada... varias personas me han comentado que es mi estatura, mis ojos, mi carácter y un lunar que tengo arriba de mi boca del lado derecho... (es el sexy) jajaja

besos Dany

Rodolfo Naró dijo...

Hola Dany,
yo también tengo lunares que han conmovido a más de una. En cuanto al atractivo, no sé, quizá sea en mi conversación, en corto. Me gusta mucho escuchar.

Besos,
Rodolfo

Claudia Sánchez Naranjo dijo...

Me gustan tus chuecas!!! Sin duda es mejor cuando las cuentas de viva voz, pero leerte invita, de muchas formas, a seguirte conociendo y acompañarte en tu caminar.

Beso

C

Rodolfo Naró dijo...

Hola Claudia,

De eso se trata que nos hagamos compañía leyéndonos. Gracias por participar.

Besos,
Rodolfo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails