miércoles, 1 de febrero de 2012

Háblame niña | Catalina Rosas


Querido Rodolfo:

Cállate niña me ha dejado verdaderamente impresionada, la forma en que describes las emociones desde la perspectiva femenina es sorprendente. Me ha gustado mucho la trama que planteas en el libro. Me capturó en poco tiempo.

Diría que me siento algo identificada con la historia. Pero es que las mujeres en algún momento de nuestras vidas nos encontramos con un Antonio.

Desgraciadamente este libro llego muy tarde a mis manos como para prevenirme. Comencé a leerlo a mediados de este mes porque quería tiempo para saborearlo.

Fue algo extraño cuando me decidí a comprarlo, desde el momento en el que entré a esa sección de la FIL, el libro me atrajo. Cuando lo tomé y comencé a leer la sinopsis, me puse a pensar: ''Oh Dios, una novela más que tal vez termine atiborrada de valores y con la presencia entre líneas de, no tengas sexo prematrimonial'', como me pasó con Juventud en éxtasis. Fue una idea que se esfumó en cuanto levante la mirada y te vi a mi lado y te escuché hablarme sobre la novela.

Esa tarde tenía poca plata y pensé que debería buscar alguna otra cosa, pero todavía sentía la corazonada de que Cállate niña tenía que irse conmigo. Después de dos vueltas por el lugar me decidí a comprarlo y me volví a encontrar contigo, pusiste una dedicatoria que no me atreví a ver hasta llegar a mi hogar.

Tal vez no me recuerdes, pero te mencioné que estudio en la preparatoria No. 10 de la U de G, la cual me dijiste que has visitado en algunas ocasiones. Hiciste mención de que aparentaba ser buena lectora. Y lo fui. Terminé el libro en ocho días (lo cual es un récord para mí, puesto que soy de ese tipo de artistas que no tienen tiempo hasta las vacaciones). Desgraciadamente los únicos momentos en los que tenía chance de leer eran el recorrido del camión cuando voy a mis clases de música. La historia me carcomía por dentro, me dolía mucho leer porque me sentía tan miserable como la protagonista o hasta un poco más y en una de esas sin importarme, cuando leía la pagina 94 solté el llanto en pleno camión. Toda la gente me miraba pero no importó.

También te comenté que escribo y para mí sería más que un gusto que en cuanto tenga un buen documento me pudieras dar una opinión, aunque tal vez al terminar de leer digas: ''Oh, ¿qué cojones es esto?''

Lamento haberte hecho leer tan largo mensaje pero los días que leí Cállate niña, fueron una experiencia que me encantó vivir. Me apena decir esto pero con las escenas de cama que me hicieron pasar un momento agradable, me gustaron mucho porque describes los hechos de una manera exquisita que en cierto punto te transporta a esa experiencia.

Una de mis preguntas sería ¿cómo hiciste para ver las situaciones de una perspectiva diferente a la de un hombre? Finalmente puedo decir que me ha encantado el libro, en un cierto punto me ayudó a olvidar un poco mi pasado y ver para delante. Gracias por eso.

Nombre: Catalina Rosas Edad: 17 años. Ciudad: Guadalajara. Compré Cállate niña en: FIL Guadalajara. Mi comentario: Cómo le hice, observando, hablando con muchas mujeres pero sobre todo, dejándome llevar por la intuición, como hacen ustedes, las mujeres.

2 comentarios:

Susan Urich dijo...

Que lo que escribes tenga esta repercusión en una sola persona en el mundo, lo justifica todo. La abstinencia, justo cuando más necesitas escribir, la idea en fase larvaria, las mentadas de madre a la página en blanco -y ella tan inmune-, todo eso tiene incluso más sentido si un lector te dice algo semejante. Un abrazo, Rodolfo. Espero andes bien, y espero leer ese libro pronto.

Rodolfo Naró dijo...

Hola Susan,

tú, como escritora sabes lo que es la página en blanco y también lo que es dejar algo en alguien que te lee. Gracias por seguirme entre líneas. Hasta Caracas, un beso continental.

Rodolfo Naró

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails